Back to top
Despenalización del cannabis: ¿Cumplirá el Presidente con la palabra del candidato?

No, no creo en la despenalización del cannabis”. Son palabras de Emmanuel Macron, cuando aún era candidato, en una entrevista a Le Figaro el 16 de febrero de 2017. Pocas líneas después se contradecía, pues se mostraba a favor de la contravención[i]. En sentido estricto e incluso etimológico, podemos considerar que la despenalización del cannabis conduciría a levantar toda sanción penal por el consumo de marihuana, que no sería considerado más como un delito o un crimen.

En la práctica, hablamos de despenalización del cannabis cuando el consumo no es constitutivo de delito, aunque quede sancionada por una contravención. Existen pues varios “grados” de despenalización y, en el caso de Macron hablamos de mantener el castigo al usuario en forma de multa. Una medida muy lejos de la legalización, en la que el consumo, la venta y la producción de cannabis están autorizados. Pasar a una multa simple, como declaraba querer implantar el candidato Macron, constituye por tanto una medida de despenalización… suave.

En su libro Révolution, el candidato Macron expresaba el deseo de que las fuerzas del orden pudieran poner una multa inmediata de 100 euros por posesión o consumo de cannabis, lo que consideraba “más disuasivo y eficaz” que una “respuesta penal más tardía y más teórica” o que las “penas simbólicas” de las amonestaciones. En palabras de su actual Ministro del Interior y número 2 del gobierno francés, Gérard Collomb[ii], durante un matinal de RTL a finales de febrero 2017: “Él cree en las multas ejecutadas en el momento que permiten gravar, darles donde más les duele, a los poseedores de cannabis y sobre todo a los pequeños delincuentes”.

“Jurídicamente, efectivamente, se trata de una despenalización”, declaraba a Libération por otra parte el portavoz de Macron durante la campaña electoral, Benjamin Griveaux. “Pero preferimos hablar de contravención, para que nos comprendamos bien, porque todo el mundo no capta las sutiles diferencias que hay entre despenalización y legalización”. En lo que todos dentro del movimiento En Marche parecen estar de acuerdo es que “lo que se hace hoy en día no sirve para nada: se detiene a alguien, nunca acaba delante de un juez y al final sale absuelto”. En ningún caso se planteó durante la campaña terminar con la punición del consumidor, permitiendo el uso privado del cannabis, por ejemplo.

Ahora que Macron candidato ha pasado a ser Monsieur Le President tendrá que demostrar si sus intenciones de reformar el status quo eran sinceras o si se hizo eco de un tema recurrente durante la campaña para atraer al voto indeciso. Los representantes de la sociedad civil no quisieron dejar pasar la oportunidad de recordarle sus palabras el pasado sábado 13 de mayo durante las Marchas por el Cannabis que se realizaron en varias ciudades galas (Chartres, Toulouse, Lyon, Rennes, Saint-Flour, Poitiers, Nantes, Marseille, Caen).

Florent Buffière, representante de la asociación Chanvres et Libertés NORML France, lo resumía frente al micrófono de France Bleu: “Emmanuel Macron se situó a favor de una despenalización suave al ponerles multas a los usuarios. Nosotros pensamos que no es la solución, hay que descriminalizar el consumo totalmente, acompañar a los usuarios hacia la reducción de riesgos, informar sobre el producto. Parar esta lógica de castigo que no funciona desde hace 45 años”.

El Primer Ministro indeciso

El nuevo presidente de la República, Emmanuel Macron, nombró el pasado lunes 15 a Edouard Philippe como Primer Ministro de Francia. El alcalde de Havre y diputado por Seine-Maritime (de 46 años de edad) no se ha posicionado aún públicamente sobre la regulación del cannabis, pero se considera abierto al debate. Durante su participación en la emisión Territoire d’Infos de la cadena pública del Senado el pasado 10 de enero, Philippe admitió no tener respuesta para esta “difícil cuestión”. A la vez que hacía referencia a los “efectos nefastos de la prohibición que, en el fondo, no es respetada por nadie” mezclado con “la opinión de los médicos que dicen mucho en contra de esta legalización potencial”, como recoge Newsweed.

Edouard Philippe ha sido durante años el brazo derecho del republicano Alain Juppé y director de su campaña en las pasadas primarias de la derecha. Con él al mando, la legalización tampoco está a la orden del día.

[i] Hecho de devolver una infracción justiciable al arbitrio de la policía en vez de que se encargue el tribunal correccional.

[ii] Alcalde de Lyon y senador por el partido socialista, se convirtió en un apoyo fundamental para la candidatura de Macron durante los últimos meses. Acaba de cumplir 70 años.

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.

Comentarios

El cultivo de cannabis para el autoconsumo es una actividad sujeta a determinadas restricciones legales que varían entre los distintos estados políticos. Recomendamos revisar la legislación vigente en el país de residencia para evitar incurrir en la realización de una actividad ilegal.

La finalidad de esta publicación es meramente divulgativa, transferencia horizontal de conocimiento en el campo de la horticultura técnica.

No nos hacemos responsables del uso ilícito que se pudiera realizar por terceras personas de la información aquí publicada.